Vídeo interactivo

Podemos decir en el concepto de vídeo interactivo que es un contenido audiovisual surgido en 2008 que es multimedia y puede interaccionar con el usuario. Es decir, el espectador pasivo se convierte en usuario activo tomando decisiones en el mismo para decidir el camino y desarrollo del contenido audiovisual en su recorrido (clave de su éxito). Y lo hace de la misma forma que los famosos libros de los años 80 “crea tu propia historia”.

Se tiene en cuenta la voluntad del usuario del vídeo, al que se ofrecen varias opciones, alternativas o caminos, para que cambie la historia audiovisual del vídeo a través de ricos recursos que llaman mejor la atención del usuario y lo retienen más en su memoria. Pueden cambiar los personajes, los objetos, informaciones varias o comprar en el mismo vídeo con solo un ‘click’.

Una eficaz herramienta de fidelización

En el vídeo interactivo se amplía la experiencia del usuario, ahora protagonista, que interviene haciendo que el contenido audiovisual sea más personalizado y original para él. Así, la relación entre anunciante y espectador se hace más estrecha y se consigue acercamiento y complicidad entre ambos, cosa que desencadena un aumento de clientes y seguidores para la empresa, personas con más compromiso e implicación hacia la misma (engagement).

Estos vídeos pueden también llevar al usuario donde se quiera a través de links, como por ejemplo a la misma web o redes sociales de la empresa directamente. El vídeo interactivo atrae más la atención del espectador y durante más tiempo y hace que éste retenga con más facilidad mayor número de imputs y mensajes de la empresa en su memoria. Con ello se consigue que el usuario se fidelice con la marca, compre y siga vinculado a la misma.

ATRACTIVO

El vídeo interactivo debe ser atractivo para el usuario. Lograr su atención y consiguiente interacción. De esa manera, fácilmente mejorará su imagen de la empresa y seguramente se registrará en la página e incluso se convertirá en cliente sin salir del vídeo.

MULTIFUNCIONAL

Los vídeos interactivos pueden tener multitud de funciones: desde la venta de productos y servicios, captación de clientes, formación de empleados y/o alumnos o simplemente publicitarse y darse a conocer.

EDUCACIÓN

El vídeo interactivo lo podemos usar en una función educativa, para academias y universidades por ejemplo, ya que puede generar preguntas a responder y lecciones a elegir con mucho dinamismo.

Innovación + grandes ventajas

Estos vídeos también permiten registrar información de CÓMO los usuarios han interaccionado con el contenido audiovisual (reporting) y así medir los datos referentes a sus acciones con bases de datos o rankings.
El vídeo interactivo tiene grandes ventajas y es muy innovador y puede incorporar también juegos de entretenimiento, concursos, encuestas de opinión, menús y formularios sin salir del mismo contenido audiovisual. Estos elementos originales permiten aumentar las audiencias y el interés hacia la empresa por parte del espectador, que con facilidad recomendará el producto o marca anunciados a otros y así sucesivamente.

Se trata de un tipo de vídeo con unas características muy comunicativas y resulta ideal para publicar información o hacer presentaciones de cualquier tipo, permitiendo al usuario ser dueño del orden de la información y cómo ampliarla a la carta e incluso elegir los planos usados para visualizarla.
El vídeo interactivo resulta también ideal para la creación de historias, películas o cortometrajes, videoclips e incluso documentales, ampliando sus posibilidades, haciendo piezas más innovadoras, generando usuarios más enganchados a la narración y con un impacto mucho mayor.

Crear un vídeo interactivo va a mejorar el posicionamiento de la empresa y lanzar de la mejor manera su campaña de marketing, la publicidad y la corporatividad de la misma.
Hoy en día, en el mundo audiovisual, la herramienta más actual y rompedora que conecta mejor empresa y cliente es el Vídeo Interactivo.